A pesar del paro, algunas líneas de colectivo prestan servicio en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano

Se trata de empresas que ayer suspendieron sus actividades pero que hoy no se plegaron a la huelga decretada por la CATT. Sin embargo, la frecuencia es baja y hay pocas unidades en la calle.



No Banner to display

Los sindicatos que conforman la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) anunciaron hace casi un mes que hoy 1° de mayo, Día Internacional de los Trabajadores, no habría transporte público en todo el país. La medida de fuerza busca “la eliminación del impuesto a las ganancias y un aumento de emergencia a los jubilados”.

Si bien la Ciudad de Buenos Aires amaneció prácticamente desierta, se observaron algunas líneas de colectivo que no se plegaron a la huelga y prestan desde las primeras horas de la mañana un servicio limitado.

En la estación de Constitución, por ejemplo, circula la línea 9, que une Caraza con Retiro, la 28 que hace el recorrido Ciudad Universitaria-Liniers-Puente La Noria- Puente Alsina -Retiro y la 91 que une Aldo Bonzi con Lugano y Retiro.

Por su parte, en la inmediaciones de la terminal de Retiro, a pesar de que hay muy pocas unidades en la calle, prestan servicio también la 5, 23, 50, 51, 56, 115, 130 y 150. Se trata de unidades que estuvieron suspendidas por la medida de fuerza de ayer pero que hoy no adhirieron a la huelga de la CATT.

Otros servicios afectados

En un comunicado, la Confederación -que es liderada por el titular del sindicato de Dragado y Balizamiento Juan Carlos Schmidt– aseguró que el paro de hoy afectará el normal funcionamiento también de trenes y subtes.

“Esta protesta se enmarca en un cuadro de generalizado malestar como consecuencia del aumento desbocado del valor de la canasta alimentaria, los tarifazos denunciados en reiteradas oportunidades por la CATT y el crecimiento de la pobreza”, dijo Schmidt.

Por su parte, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) aseguró que la medida de fuerza “no es un paro”, sino “dejar de prestar servicios” para evitar que el Estado “se apropie” del esfuerzo de los trabajadores a través del impuesto a las Ganancias.

Trabajar un feriado para cobrar un extra, dijo la UTA, “produce un efecto perverso”, porque cuantas más horas de esfuerzo dedican los choferes al trabajo, más se reduce el salario por el impacto del impuesto a las Ganancias y el ingreso es menor.

Fuente: 

Infobae

Publicado en: Destacado, Noticias, Sociedad, Transporte   Etiquetas: ,


Articulos relacionados