Un apático Luis Miguel dejó con ganas a las fanáticos que colmaron GEBA

El baladista inauguró anoche una serie de recitales pero por momentos parecía no estar conectado con su público.



No Banner to display

El baladista inauguró anoche una serie de recitales pero por momentos parecía no estar conectado con su público.




El comienzo del show estaba previsto para las 22, pero la estrella mexicana apareció en el escenario con media hora de retraso, momento en el que bajó el telón negro que cubría el escenario y la orquesta comenzó a tocar el mítico bolero “¿Quién será?”.

Con un traje negro satinado y camisa blanca, Luis Miguel realizó un amplio popurrí de sus clásicos, comenzó con: “Tú solo tú”,

“Dame tu amor”, “Sol, arena y mar” y “Suave”.

Tres grandes pantallas acompañaban las canciones con juegos de luces y antiguos videos algunas, de a ratos desincronizadas, y con grandes saltos de espacio entre las tandas de temas, además de los problemas de sonido que el cantante trataba de superar con sutiles gestos a sus técnicos.

Con “Amor, amor, amor”, intentó poner a su público de su lado luego de haber cantando con nuevos registros de voz los clásicos de siempre, algo que por momentos desconcertó a su público impedido de corear las canciones a la par del ídolo.

La tanda de lentos se inauguró con “Que tú te vas”, “Todo”, “Sabor a mí” y “Sin tí”, “Por debajo de la mesa”, “La gloria eres tú”, donde las fans con cámara en mano intentaron retratar el romántico instante.

El ritmo nuevamente se apoderó del estadio del barrio porteño de Palermo cuando el mexicano comenzó a entonar “Bésame mucho”, “Alguien como tú” y fue mechando poco a poco con un nueva serie de lentos, inaugurado con “Hoy el aire huele a tí”.

Sentado en un taburete, el intérprete comenzó a recordar sus primeras canciones populares con “Más” y “Esa niña”, “Amante del amor”, “Más allá de todo”, “Fría como el viento” y “Tengo todo excepto a tí” y el recordado “La incondicional”.

Pasada la hora de show, el mexicano realizó el primer cambio de ropa, se presentó en el escenario con una remera negra y chaleco y sus fans deliraron, a pesar del frío espectáculo que venía brindando.

Ante esta nueva oleada de esperanza de recuperar el show, se dio lugar a una nueva recorrida por fragmentos de “Yo que no vivo sin tí”, “Culpable o no”, “Hasta que me olvides”, uno de los pocos instantes en el que dejó que sus seguidoras entonen la canción mientras disfrutó en silencio y finalmente aplaudió por el acompañamiento.

En una mixtura de canciones rítmicas con momentos de romanticismo puro siguieron durante el resto del recital “Cómo es posible”, “Vuelve”, “Será que no me amas” y “Te propongo esta noche”, canción con la que realizó la primera despedida diciendo: “Gracias Argentina. Buenas Noches”.

Con las luces apagadas, el estadio se iluminó con las pantallas de los celulares y cámaras de fotos mientras las mujeres de todas las edades coreaban el nombre del cantante quien apareció nuevamente luciendo una remera que dejó ver su buen estado físico.

Tras cerca de 90 minutos de show “Luismi” siguió -a pesar del pedido del público de que hable- sin pronunciar más que un simple “gracias” al terminar su primera noche de conciertos con “Déjá vu” y “Labios de miel”.

El vocalista presenta en esta gira que hasta el domingo continuará en GEBA y luego pasará por Rosario (el 28), Córdoba (29 y 30) y Mendoza (1 de noviembre), el tema “Deja vu” que desde el 12 de septiembre se escucha a través de las plataformas digitales.

Fuente: Telam