La inflación de abril fue de 2,7% y esperan que esté por arriba de 2% en mayo

Continúa el desconcierto por la economía



No Banner to display

Todos, especialmente en el mundo de los expertos económicos, esperaban para abril un aumento de la inflación superior al 2% gracias al impacto de la suba de las tarifas, principalmente del gas y del transporte. No hubo sorpresas. Pero otro pronóstico, impulsado desde el oficialismo, era que a partir de mayo la inflación iba a estar por debajo de ese límite, comenzando un proceso de desinflación en el que se sostienen las paritarias. Pero el dólar cambió todo. La depreciación del peso llevará el IPC de mayo a niveles elevados.

La inflación núcleo, que elimina precios regulados y estacionales, fue alta también este mes. La medida que sigue de cerca el Banco Central (BCRA) llegó a 2,1% en abril. En medio de la corrida del dólar y gracias a la persistencia de este dato, los analistas esperan ahora un mantenimiento de las tasas elevadas de interés de referencia del Central. A contramano, desde el sector productivo ya alerta sobre el impacto de estas medidas en el crecimiento. Ayer, el propio Nicolás Dujovne señaló que se prevé “más inflación y menos crecimiento”.

La meta oficial del 15% ya está descartada, tras las fuertes subas de tarifas y la depreciación del peso. Pese a que el ancla inflacionaria sigue siendo la paritaria. Incluso hoy se firmó el acuerdo correspondiente a 2018 para el sector metalmecánico. Según el Ministerio de Trabajo, contempla un aumento del 15% a ejecutarse en dos tramos: 10% en mayo y un 5% en septiembre. Se acordó una revisión del acuerdo a realizarse en diciembre.

“El registro de la inflación núcleo se ubica en 2,1%, frente al 1,7% registrado por nuestro índice. De esta manera, ese dato promedio de tres meses de inflación núcleo se incrementa a 2,3%, frente al 2,1% de marzo”, afirmó el especialista. “Para mayo prevemos un registro cercano al 2%. El registro se explica principalmente por persistencia de la inflación núcleo, y el incremento en la tarifa de agua corriente, con un aumento de 25%”, estimó Zelpo.

“El dato a destacar del IPC es que la inflación núcleo continúa en niveles elevados. En abril fue 2,1% y durante los últimos tres meses, cuando se sintió el impacto de la suba del tipo de cambio de enero y los efectos segunda ronda de las tarifas, promedió 2,2%. Vale recordar que llegó a 1,3% a fines de año pasado”, coincidió Martín Alfie, economista jefe de Radar. Alfie dijo que el rubro de Indumentaria explicó cerca del 10% del aumento de la inflación de abril. “En parte es un ajuste estacional por el comienzo de la temporada otoño-invierno”, señaló.

“No va a ser fácil que la inflación termine por debajo de 2%, más allá de cuán alta esté la tasa de interés”, afirmó a este medio Federico Furiase, economista jefe de ECO GO. “Además, vamos a tener que ver cómo termina esta historia del dólar y la tensión cambiaria”, agregó.

“El dato más relevante pasó por la inflación núcleo, que luego de haber trepado al récord de 2,5% en marzo, bajó a 2,1%, valor similar al de febrero pero aún elevado”, indicó a LA NACION Camilo Tiscornia, C&T Asesores Económicos, quien además agregó que en el rubro de Salud pesó el aumento de los medicamentos para generar un alza de 1,8 por ciento.

“En mayo, al ajuste en el agua y eventualmente el subte, se sumará el impacto de la suba del tipo de cambio de las últimas semanas. Considerando ambos ajustes, nuestro relevamiento de precios arroja una variación mensual algo superior al 2% hasta la fecha”, cerró.

Fuente: La nación 

Etiquetas: Destacado, Economía. Bookmark the permalink.


Articulos relacionados