Además, se mostró muy predispuesto a sumarse a un cónclave (se llevaría a cabo el 2 de marzo) con miembros de la AFA, de la dirección nacional de arbitraje y de Boca, antes del Superclásico del día 14, en el que habrá un título en juego. “Tendremos una muy buena reunión. Hay que sacar esta locura, el River-Boca es fascinante y apasionante, pero es un juego”, remarcó.

Consultado por un mensaje que publicó y generó mucho revuelo después del polémico arbitraje de Jorge Baliño en el duelo frente a Godoy Cruz, argumentó que sus palabras se sacaron de contexto: “El lunes en Ezeiza hablé con varios jugadores, con Gallardo y con Francescoli y tuve la sensación de que River tenía que estar unido, que fue la primera parte del tuit. Sentí que nos habían pegado y nos había dolido, que era duro. Pero encontré a los jugadores y cuerpo técnico con ganas de doblegar todo y lograr en la cancha los objetivos que nos hemos planteado”.

Respecto a la floja campaña que está haciendo el conjunto dirigido por Gallardo, se alineó con los pensamientos del entrenador y consideró que las performances individuales no han sido las adecuadas y que los nuevos jugadores todavía se están integrando.

“Los noto como que no quieren que los quiebren y van a ir por todo”, sentenció D’Onofrio.